Subscribe:

miércoles, 30 de mayo de 2012

Dientes amarillos o con manchas



Cepillado con sal fina y limón.
En un recipiente (no metálico) se coloca una cucharadita de sal fina y se van agregando gotas de limón hasta formar una pasta.
Las cantidades en si no tienen importancia siempre y cuando haya la suficiente cantidad como para mojar el capillo varias veces.
Esta preparación tiene buenos resultados para quitar manchas en los dientes , se coloca en el cepillo y se procede cepillando cada diente, poniendo énfasis en los lugares con manchas o zonas más amarillentas.
La sal fina actúa como abrasivo y el ácido del limón actúa quitando las manchas.
Se debe tener cuidado de no friccionar las encías con esta pasta para no causar irritaciones.
Se debe utilizar a conciencia y precabidamente para no dañar el esmalte de los dientes.

Enjuagues con agua oxigenada.
No más de tres veces por semana se puede utilizar el agua oxigenada de 10 volúmenes (no más alto porque quema) como enjuague bucal, reteniendola en los dientes por aproximadamente 30 segundos, luego se tira y no se enjuaga.
Es conveniente realizar este procedimiento luego de la última cepillada dental, antes de dormir.
Tener cuidado en el uso por que puede irritar el interior de la boca si da por exeso la accion.

Cepillado con bicarbonato y limón.

El bicarbonato es usado comunmente para blanquear los dientes y puede ser utilizado de varias maneras.
Como solución para dientes manchados indicamos que se utilice con limón, si los dientes están amarillentos puede ser utilizado solo y si lo que se desea es mantener los dientes blancos puede ser mezclado con la pasta dental normal y realizar el cepillado habitual con esta mezcla.

La pulpa de fresa
.

Se toma una fresa o frutilla y se aplasta con un tenedor hasta formar una pasta, luego se coloca sobre el cepillo y se procede a la limpieza de los dientes utilizandola en lugar del dentífrico común.
Por otra parte tambien se puede frotar los dientes con una fresa partida por la mitad. Ésta no sólo blanquea los dientes sino que también fortalece las encías sangrantes, con lo que ayuda y previene la gingivitis o inflamación de las encías.





OTRAS RECOMENDACIONES

Mantener limpios los dientes.
La buena higiene oral ayuda a evitar que los dientes se manchen por acción de alimentos o líquidos. Eso significa lavarse los dientes por lo menos dos veces al día, especialmente después de las comidas.

Enjuagar la boca.
Después de cada alimento, se debe enjuagar la boca. Si no puede ir al sanitario, se recomienda tomar un sorbo de agua y tragarlo mientras todavía se encuentra en la mesa.

Usar hilo dental.
Las manchas de los dientes se ven peor si existe placa dental (una capa delgada y casi invisible de bacterias y residuos de comida). Por ello, se recomienda el uso diario de hilo dental. Dejar de fumar.

Dejar de fumar.
Eliminar este mal hábito si se quiere tener dientes sin manchas y no solo para sus dientes si no tambien para su pulmones y todo su cuerpo.

Reducir el consumo de café.
Debido a que el café puede manchar los dientes, se aconseja tomar sólo una taza de esta bebida durante el día. Además, trate de lavarse los dientes después de que lo tome.


Usar con cuidado los dentífricos blanqueadores.
Estos dentífricos son muy abrasivos por lo que el uso de este producto debe restringirse a dos o tres veces por semana.

Ir al dentista por lo menos dos veces por año.
De esta forma se estará evitando cualquier problema dental que pueda involucrar la destrucción de la parte viva del diente y, debido a ello, la posible aparición de manchas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada